Feeds:
Entradas
Comentarios

Hola :)

Bienvenid@!!!

Gracias por visitarnos, esperamos que este blog sea un gran compañero en tu camino de desarrollo personal, profesional y financiero.

Nuestras redes sociales:

Grupo de Facebook
Google+
Twitter
Página de Facebook

Palabras no dichas

1487442_1393598827552767_1755985731_n
Antes lo decían los iluminados y los sabios, hoy lo dice la ciencia: “Son nuestros pensamientos los que en gran medida crean continuamente nuestro mundo”. El lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado en el cual se inventa nuestro futuro es el cerebro. Se ha probado que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de valorar alternativas y estrategias para solucionar problemas y tomar decisiones favorecen la zona prefrontal del cerebro Es ahí, en la zona prefrontal del cerebro, donde tomamos las decisiones que definirán nuestro futuro.

La zona prefrontal del cerebro está tremendamente influenciada por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. ¿Qué tiene que ver el cerebro con los sentimientos y las emociones? El Dr. Mario Alonso Puig, cirujano madrileño dice: “Lo que el corazón quiere sentir, la mente le dice cómo, por eso hay que entrenar la mente”. Una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma, puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar de ella.

La ciencia estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad, y la fisiología del ser humano. La Sico-neuro-inmuno-biología ha demostrado que el pensamiento y la palabra son una forma de energía vital, que tiene la capacidad de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos. ¿Cómo? Un minuto entreteniendo un pensamiento negativo, deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El estrés y la sensación de agobio permanente producen cambios sorprendentes en el cerebro y en la constelación hormonal: Tienen la capacidad de lesionar hormonas de la memoria y del aprendizaje, además de afectar el intelecto, porque deja sin riego sanguíneo las zonas cerebrales más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

Un valioso recurso para combatir al enemigo interior (estrés y preocupación) es enfocar la atención a la respiración abdominal porque ésta tiene la capacidad de producir cambios en el cerebro, además de favorecer la secreción de hormonas (ej. Serotonina y endorfina), mejorar los ritmos cerebrales, serenar nuestro estado mental, eliminar los pensamientos que nos alteran, los cuales provocan desánimo, ira y ansiedad.

Durante los periodos de crisis siempre encontraremos justificaciones para nuestra desesperanza, tristeza, mal humor: Ésa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando imaginamos cómo queremos vivir, aparece otra línea. “Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”. La palabra es una forma de energía vital; tiene el poder de remodelar nuestra estructura cerebral. Santiago Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina, declaró: “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”. Si moldeamos nuestras emociones, cambiaremos nuestras percepciones.

Las palabras por sí solas pueden activar los núcleos del miedo, los cuales transforman las hormonas y los procesos mentales. El miedo nos impide salir de la zona de confort; tendemos a la supuesta seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide avanzar, prosperar, realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona. Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es nuestra interpretación de la realidad. Lo que nos decimos a nosotros mismos moldea nuestras emociones, y éstas alteran nuestras mentes de lo que observamos. Cuando se logra reducir las palabras negativas en nuestro interior, entramos en el silencio, que es curativo; cambiamos los hábitos de pensamiento y eso determinará nuestro futuro, como persona y como nación.

Los poetas dicen: “La mitad de la belleza depende del paisaje y la otra mitad de la persona que la mira”. Los iluminados cantan: “Jamás desesperes, aún estando en las más sombrías aflicciones, pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante”. Las abuelas aconsejan: “Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a 100 días de tristeza”. Los místicos aseguran: “Si quieres oír cantar tu alma, haz silencio alrededor”. Los científicos declaran: “Lo que el corazón quiere sentir, la mente le dice cómo. Por eso hay que entrenar la mente”.

Blanca Esthela Treviño de Jáuregui


Seguinos en Facebook, Twitter o Google+.
También podés unirte a nuestro Grupo en Facebook.

¿Cuàndo fue la ùltima vez que dedicaron un momento para no hacer nada?


Seguinos en Facebook, Twitter o Google+.
También podés unirte a nuestro Grupo en Facebook.

 


Seguinos en Facebook, Twitter o Google+.
También podés unirte a nuestro Grupo en Facebook.

Atención plena

atencion plenaLa atención plena no consiste en vaciar la mente de pensamientos. El cerebro producirá siempre pensamientos: ésa es su actividad. La atención plena nos permite desarrollar una relación más armoniosa con nuestros pensamientos y sentimientos a través de una comprensión profunda de cómo funciona la mente. Tal vez nos parezca como si tuviéramos menos pensamientos, porque no luchamos contra ellos.

La atención plena no es difícil. No deberías desanimarte cuando descubres que tu mente vaga incesantemente. Ésa es la naturaleza de la mente, como también lo es hacerse finalmente consciente de su vagabundeo. Irónicamente, en el momento mismo en el que te desesperas porque no estás atento, es cuando te vuelves atento.

La atención plena no es un modo de escapar del dolor. Ésta es la idea más difícil de aceptar porque raramente hacemos algo sin el deseo de sentirnos mejor. Te sentirás mejor con la atención plena y la aceptación, pero sólo aprendiendo a no escapar del dolor. El dolor es como un toro furioso: cuando está confinado en una caseta estrecha, se comportará de un modo salvaje y tratará de escapar; en cambio, cuando se halle en campo abierto, se calmará. La atención plena crea espacio emocional para el dolor.

La atención plena es saber lo que estás experimentando mientras lo experimentas, es consciencia momento a momento. Hay libertad en la atención plena porque prestar atención a la corriente de nuestras percepciones, y no a nuestra interpretación de ellas, hace que cada momento sea fresco y vivo.

Christopher K. Germer

—-
Seguinos en Facebook, Twitter o Google+.
También podés unirte a nuestro Grupo en Facebook.

El estudio se ha realizado sobre la población de cérvidos del Parque Nacional de Sumava (República Checa).

El Parque Nacional de Sumava, localizado en la República Checa, próximo a la frontera con Alemania, es el espacio protegido más extenso de Centroeuropa. Antaño, ambos países estaban separados por una alambrada física, un «telón de acero», que fue desmantelado en 1989, tras la Revolución de Terciopelo, con la esperanza de que los animales silvestres se desplazaran libremente en cualquier dirección.

Sin embargo, casi un cuarto de siglo después, un estudio realizado sobre la población de cérvidos del Parque de Sumava demuestra que los ejemplares de la República Checa no se mueven de sus predios, como han desvelado, también, análisis similares practicados sobre sus colegas bávaros.

«Son animales muy tradicionales y conservadores que respetan una barrera que ya no existe, y que la mayoría de ellos no ha visto, dado que la esperanza de vida de un ciervo es de 15 años», explica el biólogo checo responsable del proyecto.

La investigación, realizada a partir del seguimiento vía GPS de los collares instalados en 300 ciervos (de ambas poblaciones), ha aportado estos resultados valiosos.

Esto es un claro ejemplo de adaptación biológica de supervivencia, las generaciones precedentes que estaban sometidas a una barrera física pasan la información a sus descendientes haciendo que una barrera que ya no existe se convierta en una barrera ” real ” que impide el paso al otro lado de la frontera. Esto reconfirma, lo TRANSGENERACIONAL, las creencias limitantes que todos traemos a cuestas de nuestro clan.

elefante


Seguinos en Facebook, Twitter o Google+.
También podés unirte a nuestro Grupo en Facebook.

1393116_10202183458127679_320914525_n
Cuando uno mira a su alrededor es fácil sentirse frustrado, molesto, incluso disgustado con las circunstancias que nos rodean. Solo hace falta echar una ojeada a los medios de comunicación para observar el panorama actual, y encontrar varios motivos para la crítica, la manifestación, la lucha… Pero quizá no nos es tan fácil mirar a nuestro interior y observar cuántas de estas características del mundo exterior que tanto nos molestan también se expresan en nuestro interior en forma de actitudes, creencias y acciones.

Al quejarnos de corrupción política deberíamos ver si nosotros intentamos hacer algo, por mínimo que sea, para pagar menos impuestos o lucrarnos de forma no enteramente legal. Incluso si somos o no siempre sinceros y actuamos con claridad y actitud de servicio y no por nuestro propio interés. Si nuestra lucha es el hambre en el mundo y no ponemos nuestra atención al origen y proceso de los alimentos que consumimos, ni a nuestra justa y correcta nutrición. Si nos preocupamos por la salud medioambiental del planeta pero hemos perdido el contacto con la naturaleza y hacemos poco en nuestra cotidianidad para contribuïr a su mejora. Si nos preocupan las injusticias sociales pero luego somos injustos con las personas de nuestro alrededor, actuando en beneficio propio y no para el bien común. Si nos molesta la crisis y la situación financiera actual, pero somos clientes de los bancos que la crearon y nuestras actitudes son de avaricia y de acumulación monetaria, etc. Sobre cada tema que nos gustaría cambiar deberíamos observar en primer lugar aquellas actitudes parecidas que albergamos y luego aquello que hacemos, nuestras acciones. La crítica debe venir desde la coherencia en nuestras acciones, actitudes y pensamientos.

La crítica, la manifestación y el salir a las calles es necesario, pero debe nacer de nuestra coherencia y compromisos internos. Sino simplemente estamos otorgando el poder del cambio a los mandatarios de los que tanto nos quejamos. Con indagación personal y luego con la acción coherente tenemos mucho más poder para cambiar las cosas que solo con la queja. De esta forma no dependemos de nada ni de nadie más, somos libres para iniciar nuestra propia revolución interior.

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo” Mahatma Ghandi

Marta Marcé


Seguinos en Facebook, Twitter o Google+.
También podés unirte a nuestro Grupo en Facebook.

medium_meditation
Imaginemos alguna de las acciones que realizamos a lo largo del día de forma rutinaria. Puede ser conducir al trabajo, lavar los platos, ducharnos o cualquier otra cosa que hagamos de forma habitual. Para hacer lo que tengamos que hacer, no necesitamos estar ordenando de forma consciente todas las acciones que componen lo que estemos haciendo, Ejemplo: no tengo que pensar en: pongo la pasta de dientes con la mano derecha sobre el cepillo, acerco el cepillo a los dientes, muevo el cepillo de determinada manera sobre los dientes… Se hace de forma automática. Como la mente consciente no está ocupada, lo que normalmente pasa es que nos ponemos a pensar en cualquier otra cosa. Así estamos lavándonos los dientes pero nuestra mente está intentando solucionar de forma dispersa mi conflicto con la comunidad de vecinos. Si mientras me estoy lavando los dientes intentara simplemente lavarme los dientes, es decir, sentir las sensaciones de los pelitos del cepillo sobre los dientes o encías, escuchar los sonidos pequeñitos que hace el cepillo al moverse, el contacto de mi mano con el cepillo, o cualquier sensación que se genere en ese momento, eso es meditación. La mente queda calmada, presente a lo que está sucediendo a cada instante, sin juicios ni categorizaciones.

Vivimos en una época donde nos es muy difícil estar presentes. Necesitamos estar haciendo mil cosas a la vez para sentir que estamos haciendo algo, cuando realmente no nos estamos enterando de nada de lo que hacemos. Como mientras miro la televisión y contesto mensajes en el whastapp. Somos adictos al multitasking. Lo único que conseguimos así es tener una mente sobresolicitada y estresada, que se requiere en todo momento y en diferentes tareas a la vez. Por eso es tan usual encontrarnos dispersos, sin energía o con dificultad para tomar decisiones, porque somos incapaces de dejar la mente presente a cada instante y utilizar sus capacidades de imaginación o resolución en los momentos que es realmente necesario.

La meditación es gratuita y muy fácil de poner en práctica. No hace falta ningún profesor ni gurú. Quizá nos costará un poquito dejar atrás estos malos hábitos comentados, pero cuando le damos a nuestra mente estos momentitos de relax, sientan tan bien que nos invitan a seguir adelante. Solo hace falta concentrarnos en aquello que está sucediendo AHORA, si estás leyendo este texto deja ir cualquier otro pensamiento que no tenga que ver con lo que estás leyendo. Evita mirar la hora, el móvil, la tele o escuchar música. Siente que te genera cada frase, cualquier sensación que aparezca en el cuerpo, relee cualquier frase que no hayas entendido en su totalidad. Y si aparece algún pensamiento puedes observarlo en la distancia,, pero volver a dejarlo marchar. Y si no te sale hoy, no pasa nada, evita juzgarte.

Quizá luego te puedes llevar este ejercicio a comer: sentir cada vez que masticas, el sabor de los alimentos, que sensaciones genera cada alimento…seguro que así nos evitaremos muchos dolores de estómago. O a las relaciones personales: cada conversación, gesto… Sentido plenamente sin dispersarnos. Quizá así seríamos más sensibles, más sinceros. Lo más probable es que en algún momento nos sintamos atraídos hacia la idea de sentarnos o tumbarnos cómodamente a simplemente estar con nosotros mismos, escuchar nuestro cuerpo, observar los pensamientos y dejarlos pasar… Construyendo una práctica de meditación en si, que facilita y amplía el poder de la meditación en cada uno de nuestros actos diarios.

De pequeña en pequeña práctica, estos momentos de presencia se pueden convertir en un estado, donde la mente interviene cuando es solo necesario pudiendo funcionar de forma óptima y el resto del tiempo nos mantenemos presentes, tranquilos y disfrutando del presente. La meditación deja de ser un acto aislado para acompañarnos a cada instante.

Marta Marcé


Seguinos en Facebook, Twitter o Google+.
También podés unirte a nuestro Grupo en Facebook.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.099 seguidores